Volver a

Cuando yo era niña sufría mucho bullying por mi apariencia y aspecto físico, ya que era una niña súper flaquita. A los 6 años cuando entré a primer grado, una de mis compañeras empezó a decir que yo tenía piojos; por esto nadie me quería invitar a su cumpleaños, ni venían al mío; y siempre fue así, hasta séptimo grado, luego me dejaron de molestar con eso.

Cuando iba a tercer grado, empezó la ola del fútbol en mi colegio, y me hacían burla diciendo Román por mis orejas, haciéndome creer que estaban muy salidas, esto fue una complicación muy grande porque solo lo pude superar hasta mis 15 años; siempre me daba vergüenza que la gente viera mis orejas.

Lo peor de todo fue cuando tuvimos una salida al cine con la escuela y a mí en plena película me vino mi primer periodo, realmente no me asusté, pero quise contarle a una de mis compañeras de confianza y ella terminó gritando en medio de la sala del cine, diciendo que había una escena del crimen.

Obviamente toda la sala del cine se dio vuelta a mirar y yo realmente me sentí súper mal en ese momento, odiaba ser mujer a raíz de esto; siempre tuve miedo cada vez que me venia mi periodo, por miedo a pasar la misma vergüenza, ahora eso cambió.

Hoy por hoy gracias a Dios no sufro ningún miedo, ni vergüenza; después de pasar por estas situaciones llega un momento de tu vida en el que decís ¿Por qué las personas son así? Y después te das cuenta que quizás lo hacen por inseguridad misma o por una mala enseñanza.

El día de hoy soy madre de tres niños, los cuales adoro y amo. Soy la encargada de que el día de mañana estos niños sepan que no es malo ser diferente, que cada uno tiene algo especial para dar al mundo. Así como les hago saber estas cosas todos los días, soy consciente de explicarles también que hay que respetar a las personas, porque quizás un comentario los puede lastimar de por vida y que la misma burla puede generar conflictos.

Quizás este no sea el camino más fácil, quizá sea muy complicado llevarlo. Pero nunca te olvides que todo pasa, que el tiempo vuela; así que disfruta cada momento de tu vida; y deja que las personas hablen tal cual lo hice yo. Demuestra que tú eres capaz y que ningún comentario te puede dañar, porque tú estás segura de lo que tú realmente eres y créeme teniendo esto en cuenta ningún bullying te podrá afectar.

Yo pude y yo sé que tú también, no olvides que Dios da grandes batallas a sus grandes héroes. Sólo vive y sé feliz a tu manera

Déjanos tus comentarios

Comprar productos en Nosotras Online Chile